Qué dice la gente

TESTIMONIOS

Amistades y experiencias que cambian la vida

2019

David

“¡MISSION BRAZIL fue una experiencia verdaderamente hermosa! Si tuviera que sintetizar mi testimonio a unos pocos temas, elegiría estos tres: el encuentro con los pobres, el tiempo de servicio con los estudiantes brasileños y la alegría de los niños a los que servimos”. El encuentro con los pobres no puede subestimarse.

Ir de visita a las casas y conocer a la gente de Caxambú y ver sus sonrisas es nada menos que encontrarse con Cristo mismo. Esto cambia a la gente y me cambió a mí.

Mi segundo punto es el tiempo dedicado a conocer a los estudiantes brasileños con los que pudimos trabajar. Pasamos muchos de nuestros almuerzos y noches con estas personas y realmente se convirtieron en nuestros amigos. Compartimos risas, llantos y oramos juntos. El tercer punto son los niños para los que instalamos campamentos. Pasamos una semana planeando y organizando un campamento de invierno para niños. Hubo juegos, catequesis, artes, talleres y deportes. Pudimos pasar mucho tiempo juntos, jugar y enseñar acerca de la fe católica. ¡Fue realmente un gran momento y espero poder participar de nuevo algún día en el futuro cercano! «

2019

Mariana

“Ser parte de la MISSION BRAZIL fue una experiencia que cambió la vida”.

Pude encontrarme con Cristo a través de las personas y, lo más importante, compartir el amor de Dios. Creé amistades para toda la vida y no podría haber sido más bendecida con lo acogedores que fueron los brasileños. Desde visitar escuelas hasta centros de rehabilitación, todo fue ocasión para retribuir. Como dijo una vez Santa Teresa de Calcuta: “Difunde amor dondequiera que vayas. No dejes que nadie venga a ti sin irse más feliz «. ¡Gracias MVC por esta gran oportunidad!“

2019

Tracey

“En una fiesta en septiembre de 2018, me preguntaron si me uniría a Mission Brasil 2019 como enfermera, me sentí honrada de que me preguntaran y dije ‘sí’ de inmediato”.

La mayoría de los días, dirigía un taller de salud. Ya nuestro primer día estuvo ocupado, pero a medida que pasaban los días, nos ocupábamos aún más. Asistieron principalmente mujeres y niños de las familias de la comunidad que necesitaban asistencia de salud.

Todos nos hicimos amigos muy rápidamente y las mujeres confiaron en mí y en mis ayudantes. Nos sentimos abrumados al recibir comida y obsequios de las familias, y un gran amor por parte de estas mujeres. ¡Nuestro viaje al orfanato fue excepcional! Mientras estábamos allí, conocimos a un niño y a su hermana, que tenía distrofia muscular. Los niños habían sido abandonados y encontrados en la basura el año anterior. Un médico visitaba el orfanato una vez al mes.

Personalmente, estoy segura de que no fue casualidad que lo hubiéramos visitado ese día. Dios nos había traído a todos allí.

Sé que todo nuestro grupo pueden decir que fue una experiencia mágica para todos nosotros”.

2019

Padre Ryan

“En primer lugar, debo decir que mi experiencia fue muy particular porque soy un sacerdote recién ordenado. Fui ordenado tres días antes de viajar a Brasil, lleno de expectativas y entusiasmo”

Algo que me llamó la atención de inmediato fue la alegría de los voluntarios y el gran intercambio intercultural entre los grupos británicos y brasileños.

Afortunadamente, el grupo brasileño hablaba inglés, pero incluso aquellos que no lo hablaban, el idioma no se convirtió en una barrera. El grupo nos hizo sentir como en casa muy rápidamente, en un lugar donde no conocíamos el idioma y la cultura es muy diferente a la nuestra. Otro punto para destacar son las personas de la comunidad de Meio da Serra. Son muy edificantes. Nuestra presencia allí fue realmente apreciada, y les encantó participar y ver algunos de los trabajos que estábamos haciendo. Como parte de MISSION BRAZIL, uno tiene la oportunidad de visitar las casas de algunas de las familias locales, donde siempre nos recibieron con una sonrisa. Para algunos voluntarios, esta fue su primera experiencia de visitar y orar con personas, hablar e interactuar con ellas en un área que no conocen. He visto cómo fue verdaderamente una oportunidad real para crecer en la fe y en virtudes personales, poder comunicarse con los demás, y sobre todo escuchar sus historias.

“Un punto culminante personal para mí fue nuestro viaje de un día a la estatua del Cristo Redentor en Río de Janeiro. Celebrar la misa al pie de la estatua es un evento que nunca olvidaré”

2020

PENNY MEYRICK

Esperaba que el trabajo misionero fuera gratificante y que cambiaría mi vida, ¡pero no estaba preparada para lo maravilloso que fue!

Lo más gratificante de la misión para mí fue visitar a la comunidad y a sus hogares. Ser recibido por un completo extraño en su casa fue una gran lección de humildad y compartir la fe y orar por sus intenciones fue muy conmovedor. Puedes hacer cualquier cosa a través de Cristo y con sus palabras y mostrando su amor, pudimos hacer una gran diferencia en tan poco tiempo en la vida de tantas personas.

Fue una experiencia increíble que me hace ser siempre agradecida por todo y todos que tengo en mi vida.

Uno de los aspectos más destacados de la misión para mí fue la lectura de las oraciones de peticiones en la misa, en la capilla a los pies de Jesús en Cristo Redentor. Tener nuestra propia misa privada en un lugar tan espiritual fue extremadamente conmovedor y sentimos la presencia de Dios con nosotros … un momento WOW definitivamente.

Me gustó tanto la experiencia que el último día me hice un tatuaje del MVC para recordarme siempre el pueblo, la gente y el servicio que le ofrecimos a tantos.

Si quieres vivir una vida simple y dar un paso atrás para apreciar lo hermoso que es el mundo de Dios, entonces MISSION BRAZIL es definitivamente para ti.

Gracias a todos los que hicieron que esta experiencia fuera increíble y a todos los que compartieron conmigo el gozo del Señor. Estoy ansiosa por verlos a todos en la próxima MISSION BRAZIL